Entre Mujeres: Tres Novelas de Romance y Erótica Lésbica (Colección de Romance Lésbico) por Julia Blanco

December 11, 2018

Entre Mujeres: Tres Novelas de Romance y Erótica Lésbica (Colección de Romance Lésbico) por Julia Blanco

Titulo del libro: Entre Mujeres: Tres Novelas de Romance y Erótica Lésbica (Colección de Romance Lésbico)

Autor: Julia Blanco

Número de páginas: 126 páginas

Fecha de lanzamiento: June 15, 2018

Descargue o lea el libro de Entre Mujeres: Tres Novelas de Romance y Erótica Lésbica (Colección de Romance Lésbico) de Julia Blanco en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Julia Blanco con Entre Mujeres: Tres Novelas de Romance y Erótica Lésbica (Colección de Romance Lésbico)

¡Temporalmente a sólo 4,99! Precio normal 8,97. (Descuento del 45%)
Estás frente a una colección que incluye 3 libros escritos por Julia Blanco.
A continuación te dejo las descripciones de las obras:

Cuero Rosa:
Iris lleva años trabajando en un concesionario.
África lleva años surfeando por las calles de Ibiza.
Y entonces sus vidas chocaron. África entró en el concesionario para adquirir una nueva moto. La anterior, siniestrada en una cuneta durante una carrera ilegal, ya no le iba a servir ni para el desguace. Iris, cansada de desengaños amorosos por hombres, sintió algo extraño cuando la vio llegar. Una presión en el estómago y el pulso acelerado.
Y es que África no se parecía en nada ella. Iris era tímida, educada, vestida con ropa formal y el pelo recogido. África era salvaje, enfundada en una cazadora de cuero y sin preocuparse por la etiqueta social. No encajaba en aquel concesionario. Y aún así, salió de allí con una moto que pagó al contado y con el número de teléfono de Iris.
Esa misma tarde Iris se vio tomando un café con ella, y esa misma noche su sexualidad, su identidad misma, se vio amenaza. ¿Acababa de acabarse con una mujer? ¿Con una que se ganaba la vida corriendo entre gasolina y hombres? ¿Perseguida por la policía?
Iris tenía dos opciones. Alejarse de ella y seguir con su vida de “chica bien”, o dejarse atraer por su gravedad y adentrarse en el mundo de la noche, donde las leyes están para doblarse y las mujeres para demostrar que de sexo débil no tienen nada.
Una historia frenética, atrevida y que transgrede los dogmas y normas sociales, invitando a reflexionar sobre la sexualidad, la conducta social y cómo disfrutar del día a día. Debido a la erótica electrizante y el contenido explícito no es apta para menores de 18 años.

Confianza:
Conoces a una chica, duermes con ella… y entonces desaparece antes de que despiertes.
Julia sabía muy bien lo que era aquello. A veces las mujeres no eran tan diferentes a otros hombres. Al menos, no como amantes, claro, cuando se trata de huir por patas cuando te ven dormida a su lado.
Sin embargo, tras ahogar su culpa con una buena copa de vino y un día de pena, a la mañana siguiente descubrió que podía ser aún peor. Ágata, su rollo de una noche desaparecido, era su nueva compañera de trabajo. Aquello iba a ser difícil, muy difícil.
Pero no imposible. Después de ser ignorada durante todo el día, al caer la noche, sonó el móvil de Julia. “¿Segunda ronda?”. Ágata era caótica, pasional, y desde luego, todo con ella tenía pinta de acabar muy mal. Pero era, simplemente, demasiado difícil resistirse a alguien así.

Un Beso de Película:
El beso se suponía que era una escena… pero lo sentí muy real.
Tras muchos años de carrera y esfuerzo, por fin había llegado mi momento; coprotagonista en una película de un director conocido. Además, una polémica, de las que llaman la atención de la prensa; un romance lésbico a estrenar el día del orgullo LGBT.
Estaba emocionada y aterrada a la vez, pero más aún al ver a mi compañera de reparto; Sara Vega, conocida por sus múltiples escándalos mediáticos en la prensa, todos debidos a sus relaciones con hombres. Lo que yo no sabía es que todos los escándalos eran pactados, y que Sara, en realidad, tenía la misma vida sexual que su tortuga… 0.
Pero lo supe, vaya que si lo supe. En el momento de ensayar el primer beso experimenté algo que no había sentido nunca; aquel beso había sido más real que ningún otro. Y a partir, poco a poco comencé a perderme, sin saber muy bien cómo, mientras toda mi vida daba vueltas.
Podía poner en peligro la película, todo lo que había construido Sara, y hasta mi carrera, o peor; mi familia. Y sin embargo, lo hice.